Desde la Pobladora hasta la Diputada: Mujeres analizan y cuestionan portada de Caras y a hombres que posaron

Revuelo cultural, social y político, ha causado el movimiento feminista en diversos espacios de nuestra sociedad, es por esto que todos y todas no se han querido quedar fuera de esta demanda, es en este contexto que revista Caras sacó una edición “Especial Hombres: En sus zapatos” donde los parlamentarios Felipe Harboe (PDD), Jaime Bellolio (UDI), los periodistas Jean Philippe Cretton e Ivan Valenzuela y el actor Nicolás Oyarzún posaron para la revista en unos zapatos con tacos altos con el título, “En los Zapatos de Ellas”, frente a esto diferentes mujeres de nuestra sociedad se manifestaron contrarias a esta situación y opinaron sobre la portada y que piensan de quienes posaron.

Ana Soto trabajadora del sector público y madre, opinó lo siguiente “me da la idea de que si quieren empatizar con el tema del género femenino y sus demandas, logran todo lo contrario, se ridiculizan y para ellos el mayor sufrimiento de una mujer es usar tacones, siento que es super superficial como ellos entienden la lucha feminista, mi interpretación es que se están burlando y minimizan nuestra pelea y sufrimientos a ponerse tacones”.

Pamela Jiles, Periodista y  Diputada “La portada es una representación caricaturesca de colonialismo cultural, es decir, la estrategia de los medios de la burguesía para apropiarse -o intentar hacerlo- de los bienes producidos por la cultura popular, con el objeto de reducirlos, apropiárselos ilegítimamente y conservar así su poder. En la sociedad del espectáculo -como ésta- cuando aparece desde la masa un constructo Ideológico q pone en riesgo la dominación de la Élite, ésta presenta rápidamente una simbología q la imita y la altera sutilmente por medio de la manipulación mediática. Así como el Che en una camiseta, en esta imagen se aplica el colonialismo cultural sobre las demandas del creciente movimiento feminista, Tercera Ola. Este movimiento y sus demandas es un peligro de primer orden para el establishment. Recordemos q la única revolución triunfante q ha habido en Chile es la de la emancipación feminista ocurrida hace 70 años que obtuvo el derecho a voto de las mujeres entre otros numerosos derechos civiles. La manera más eficiente de combatir este movimiento q resurge hoy es desvirtuarlo, hacerlo simbólicamente absurdo por la vía del colonialismo cultural”. comentó

Neis Encina, Pobladora y Editora de Radio Villa Francia agregó que huea mas fácil ponerse en los zapatos de la Cata Edwards, de la Bolocco o de la esposa de Angelini, pero que se pongan en los zapatos de las mamás de los presos, de las que trabajan de ambulantes, de las que hacen cola en los consultorios pa obtener un puto numero, en los zapatos de esas no se ponen po, ni saben como cada una sobrevive.

Partiendo, no uso ese tipo de “zapatos” en mi diario vivir, no me alcanzaría con el sueldo, los que tengo son regalados por la “patrona” de mi mamá, de temporadas bien pasadas, y los uso solo para ocasiones importantes, bautizos o cosas así, en el diario uso zapatillas las cuales siempre me duran o las hago durar 2 años o mas, pa ponerse en mis zapatos tendrían que empezar a sacar cuentas para ver si las lukas alcanzan para la semana y rogar al cielo que no haya ningún percance, enfermedad, accidente o se malogre la lavadora o cocina, por que seria fatal, también se miran las zapatillas de los cabros chicos, cruzando los dedos pa que sigan aguantando unos meses mas, las zapatillas las usan tanto pal colegio como en la casa, con o sin gimnasia son las mismas, para que se pongan en mis zapatos, que traten de salir de madrugada 5 días a la semana de madrugada a ver si consiguen tomar micro y lograr asiento, que vayan a las cinco de la mañana a pararse afuera del consultorio para ver si consigue numero, que si no lo consigue que vayan a un hospital publico y esperen por horas por una atencion, donde sales con un pinchazo y una receta carisima que te desajusta, te quita el sueño y te desmorona tener que comprarla, por que no te alcanza bácan que vayan al almacén de la esquina a pedir fiado con la libretita en el bolsillo, que cuando llueva se pongan con ollas y baldes a buscar las goteras y si hay viento que se suban al techo a tapar con nylon, que hagan completadas y bingos pa costear un examen, que lleguen de las pegas a ayudar a hacer tareas, lavar, cocinar, limpiar, que el beso que les den de buenas noches tenga sabor amargo por no siempre estar y dejar para despues el cariño, porque hay que parar la olla, que las salidas con los cabros chicos no sea al cine o un parrque de diversiones, sino que a la feria y a lo mas le compren 3 pares de calcetas por luka y un helado de 500 que por obligacion coman 3 veces legumbres a la semana, no por salud, si no por que es mas barato,…ahh!!! y me falto, que se pongan en nuestros zapatos cuando viene la ODP junto con el sename y nos maltratan por pobres, nos quitan a nuestros niños y niñas, se los llevan solo para maltratarlos y matarlos, solo por que somos pobres, pobreeza de millones para el enriquecimiento de unos cuantos, si a nuestros cabros no los matan, los reprimen, los torturan los golpean…”.
 
Marianela González Mujer consciente y periodista escribió en su cuenta de twitter “Creo q la cuestión aqui no tiene que ver con una competencia de protagonismos. El problema es el clasismo y la profunda ignorancia que los comunicadores tienen sobre la realidad que vive la mayoría de las mujeres en el país. Pregúntele a las trabajadoras qué zapatos usan!”
 
 
 

Rayen Araya periodista señaló lo siguiente “creo que sin caer en un pensamiento que atribuya mala intención a lo realizado por Caras, es sinónimo de no entender lo que el feminismo demanda y propone. Trivializar la búsqueda de una reivindicación siempre es negativo, no ayuda a construir una opinión sobre el fondo, no informa, no aporta al debate desde la entrega de argumentos, se queda en “la imagen chistosa”. Y las imágenes son relevantes, mas aún en una revista. Es idea que reza “no hay mala publicidad, entonces señala que finalmente es bueno que el tema esté presente en un medio, aunque sea de esta forma, no me parece correcta. La responsabilidad de los medios es enorme en estos cambios sociales, lo que planteen ayuda a formar opinión, por lo tanto la forma como se aborda importa mucho. Esa portada es como un meme del feminismo, por cierto de muy mal gusto. Me da mucha tristeza ver que un medio importante no asuma su rol en consecuencia con la relevancia que tiene su nombre en el mercado. Lamento”.