Rene Cardemil el asesino indultado por Piñera: Condenado 40 años después luego de asesinar a 6 personas por la espalda

40 años después, específicamente en enero de 2014 la Corte Suprema ratificó la sentencia que condenó a tres militares por su participación en calidad de autores en el denominado “caso Torres de San Borja”, un emblemático episodio ocurrido en los albores de la dictadura y que involucró a militares que procedieron a detener a 6 personas, una pareja de turistas argentinos, que incluye a una mujer embarazada de 6 meses, un funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI), un estudiante universitario, un cirujano dentista y un importador y militante del Partido Nacional, quienes fueron brutalmente acribillados en las cercanías del túnel Lo Prado. Uno de esos tres criminales era René Cardemil Figueroa, fallecido en abril, preso en Punta Peuco, cumpliendo una condena de 10 años de cárcel sin beneficios y a quién Sebastián Piñera trató de entregar un indulto.

Fue en la madrugada del 16 de octubre de 1973, cuando una patrulla integrada por tres suboficiales del Ejército allano en la torre 12 de la Remodelación San Borja en Santiago Centro. Para hacer ingreso al lugar encañonaron al sereno, realizaron una ocupación de los ascensores y cortaron la línea telefónica. Luego de entrar a la fuerza y allanar violentamente diversos departamentos, los uniformados secuestraron a las personas mientras dormían desde el edificio quienes no tenían militancia de izquierda, ni siquiera estaban relacionados entre sí, las seis víctimas asesinadas fueron delatadas por equivocación por una vecina de la torre 12 quien era militante de Patria y Libertad.

Entre las personas detenidas se encontraba un empresario militante de derecha de 60 años; un alto funcionario del Fondo Monetario Internacional; un estudiante de matemáticas de la Universidad de Valparaíso; un cirujano dentista que padecía de una severa enfermedad; y una pareja de turistas argentinos, entre ellos una joven de 26 años que al momento de su detención se encontraba embarazada, las personas fueron identificadas como, Ricardo Montecinos Slaughter (27), funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI), Carlos Adler Zulueta (25), turista argentino, Beatriz Elena Díaz Agüero (26), turista argentina, cónyuge del anterior, Víctor Garretón Romero (60), Empresario y militante del Partido Nacional, Jorge Salas Pararadisi (25), estudiante universitario y Julio Saa Pizarro (35), cirujano dentista.

Beatriz Elena Díaz Agüero (26), turista argentina, embarazada de 6 meses
Ley de Fuga

Todos ellos fueron trasladados hacia el recinto clandestino de detención denominado Casa de la Cultura de Barrancas en la actual comuna de Pudahuel. El día 17 de octubre de 1973 las víctimas fueron sacadas de ese lugar y llevadas a los alrededores del Túnel Lo Prado donde se le ordenó a cada uno que huyera para simular una fuga. Los detenidos rogaron y suplicaron, y a sabiendas de que entre esas personas se encontraba una mujer embarazada, los uniformados, liderados por Cardemil, los acribillaron inclementemente por la espalda con ráfagas de ametralladora.

Por encontrarse entre las víctimas un funcionario del FMI, la Organización de Naciones Unidas (ONU) solicitó antecedentes de los homicidios y el 2 de junio de 1976 determinó considerar que los hechos configuraban graves violaciones al derecho a la vida, reconocido en el Artículo I de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y recomendó al Gobierno de Chile establecer la autoría y sancionar a los responsables.

En el aspecto civil, se ratificó la condena al Fisco que ordenó pagar un indemnización de $ 100.000.000 a cada uno de los 9 familiares de las víctimas demandantes en la causa.

Al no conocer el paradero de sus seres queridos, familiares de las víctimas intentaron ubicarlas en el Estadio Nacional y en otros tres regimientos, pero no fue hasta el sábado 20 de octubre que dieron con su destino, en la morgue de Santiago.