#CasoLuchsingerMackay: Denuncian que Fuad Chahín es testigo clave para demostrar inocencia de Luis Tralcal, se negó a declarar por intereses políticos

La Memoria de Chahín y el Caso Luchsinger-Mackay

Por Luis García-Huidobro:

Tras la condena a cadena perpetua a Luis y José Tralcal por el caso Luchsinger, es necesario poner de manifiesto el rol que jugó el hoy Presidente de la DC Fuad Chahín, quien causó polémica durante la preparación del juicio oral, al que finalmente no acudió como testigo.
La defensa de Luis Tralcal lo situaba pasadas las 22 horas de ese 3 de enero en un cajero automático de Temuco, donde tuvo un encuentro casual con el hoy condenado a presidio perpetuo. Se habrían saludado cordialmente y realizado cada uno sus trámites.
Consultado por Radio Universidad de Chile el lunes recién pasado, el político volvió a referirse a la situación, en tales términos:
“Es efectivo que yo me reuní con Lissette y le dije que no tenía cómo recordar si me había juntado con ella o no a eso de las 20 horas, no a eso de las 22 horas como ella señaló. No tenía cómo saberlo, porque después de tanto tiempo nadie recuerda si estuvo un día en específico en un cajero automático o no. Le expliqué que menos recuerdo a quién vi, porque incluso nos saludamos así de mirada, no conversamos ni nos detuvimos como ella sostiene. También le dije que para mí era imposible recordarlo, yo saludo a todo el mundo, es probable que si me crucé con ellos los habría saludado, pero no tengo cómo recordarlo”.
Respecto a los documentos bancarios, señala: “pedí información bancaria para determinar si efectivamente hice un giro en el cajero automático ese día a la hora señalada, pero el banco me respondió que era imposible porque ese registro se guardaba solo por tres años y había pasado más tiempo”.
Llama la atención que el político señala no recordar el encuentro, pero afirma que en el cajero se saludaron con la mirada, y que no se detuvieron a conversar.
En el marco de un juicio oral, en que el testigo jura o promete decir la verdad, tal contradicción habría dado para sentar al menos la duda razonable de que el encuentro efectivamente ocurrió. La afirmación de que se saludaron de mirada, habría tenido que ser explicada mejor en un interrogatorio como testigo en juicio oral.
Los documentos entregados por el banco a Lissette Melillán son suficientes para fijar la hora de tal encuentro, las 22:12.

 

 

 

 

 

El 3 de enero del 2013 a las 22:12 horas se había realizado un giro de su cuenta en la Sucursal de Claro Solar 931. Luego había otro giro a las 00:42 en la misma sucursal

 

 

Luis Tralcal está detrás de esto

Según señala Lissette, esposa de Luis Tralcal, el 3 de enero de 2013, después de las 10 de la noche ella y su esposo tuvieron un encuentro casual con el entonces diputado DC Fuad Chahín en un cajero automático de Temuco. Se conocían de hace tiempo, por una huelga de hambre en que el diputado visitó a Luis en la cárcel. Se saludaron cordialmente y cada uno realizó sus trámites bancarios.
A esa hora, supuestamente, Tralcal se encontraba en la casa de la Machi Francisca Linconao haciendo los preparativos para el atentado que esa noche se cometería contra el matrimonio Luchsinger Mackay.
Al día siguiente, tras el atentado -relata Melillán que el mismo Chahín le habría contado-, el diputado DC por la zona llegó a la Granja Lumahue, donde el entonces Intendente Andrés Molina le habría comentado “Luis Tralcal está detrás de esto”, a lo que Chahín habría respondido señalando el encuentro de la noche anterior en Temuco. Tralcal es un dirigente conocido por los políticos de la zona, por haber pasado largas temporadas en prisión preventiva, siendo siempre absuelto. Numerosos artículos de prensa lo señalan como líder de los grupos más radicales de la zona de Vilcún.
El 6 de enero, a dos días del atentado, El Mercurio saca un reportaje titulado “Luis Tralcal Quidel, el ‘duro’ de Vilcún”. Tras ese reportaje, Lissette guarda todo lo que pudiera probar que esa noche estuvieron en Temuco. Pero no tuvo que volver a preocuparse del asunto sino hasta 3 años después.

“Ya sé por qué me buscan”.

“Ya sé por qué me buscan”, es lo que le dijo Chahín a Lissette en mayo del 2016, tres años después del encuentro casual en Temuco y del atentado de enero de 2013. En marzo de 2016 Luis había sido detenido junto a otros 10 acusados de atentar contra los Luchsinger Mackay, y el testimonio de Chahín podría ser determinante. Lissette se había conseguido su número de teléfono y habían conversado por watsapp. Se juntaron en una calle, a la entrada del pueblito llamado Cajón. La entrevista no duró más de 15 minutos.
En ese encuentro, según relata Melillán, el entonces candidato a senador por la zona le dijo que recordaba el encuentro en el cajero, y le contó, a modo de confirmación, sobre la controversia con el Intendente Molina en la Granja Lumahue.
Dos meses después, un domingo por la mañana en el Hotel Frontera de Temuco, tuvo lugar una segunda reunión entre el político, la esposa del acusado, y esta vez el abogado Sebastián Saavedra, de CidSur. El abogado ya tenía la cartola bancaria de Chahín, pues éste se la había enviado por correo electrónico a Karina Riquelme, directora de CidSur, tras un encuentro con ella en el Congreso Nacional.
La cartola de Chahín sólo indicaba día y sucursal del giro, pero no la hora. En ese encuentro Chahín se notaba incómodo, muy distinto a la entrevista anterior en Cajón. Propone ser citado como testigo hostil, para no aparecer como voluntario, a lo que el abogado contesta que esa figura no existe en la legislación chilena. Chahín plantea que quizá estaría fuera del país para el juicio, y que había pasado mucho tiempo desde los hechos, pero que de todas formas si era citado iría a declarar, a pesar de que su esposa –dijo- tenía parentesco con los Mackay.
Un tercer encuentro entre Chahín y Lissette Melillán tuvo lugar otro domingo por la mañana en la sede parlamentaria. A ese encuentro Lissette llevó la carta con la que había conseguido que el banco le enviara una cartola que indicara lugar, fecha y hora. Ya que no le había sido fácil a ella obtener que el banco realizara una investigación 3 años después y obtener la información. El documento que entregó el banco a Lissette Melillán el día 4 de octubre de 2016, señala que el 3 de enero del 2013 a las 22:12 horas se había realizado un giro de su cuenta en la Sucursal de Claro Solar 931. Luego había otro giro a las 00:42 en la misma sucursal. Lissette le pidió a Chahín que pidiera al banco la misma información, a través del conducto que ella había seguido. Chahín dijo que lo intentaría.

 

“Un Parlamentario no puede prestarse para un circo de esta manera”.

Para la preparación de juicio, Radio Biobío se encargó de polemizar y politizar el asunto. El 11 de mayo de 2017 el periodista Hugo Oviedo entrevista a dos miembros de la Asociación de Víctimas de la Violencia Rural en La Araucanía, en una nota en que señala que su carácter de testigo convierte al candidato a senador en blanco de críticas. La redacción afirma que “suman y siguen las críticas hacia el parlamentario oficialista, luego que el Tribunal de Garantía de Temuco aceptó su testimonio como prueba de la defensa, que intenta ubicar a Luis Tralcal en un lugar distinto a la escena del crimen de los agricultores de Vilcún”.
La nota en internet registra audios del presidente de tal asociación, Alejo Apraiz, para quien “es una vergüenza, un parlamentario no puede prestarse para un circo de esta manera”, y también de Juan de Dios Fuentes, de la misma asociación, quien señala que es “lamentable ver este espectáculo en época de campaña, ver cómo un parlamentario se presta para este tipo de situación. El flaco favor que están haciendo este tipo de personajes creo que es un triste espectáculo. Lamentable, lo llamo a reflexionar”.
En la misma nota, sobre el acercamiento con Melillán y el abogado de su esposo, Chahín plantea que “lo que hice fue entregar todos los antecedentes para que ellos supieran que no era posible, no sólo para mí era algo que era imposible de recordar, sino que tampoco el banco estaba en condiciones de poder entregar esa información. Por eso que no sólo le hice llegar esa cartola, sino que también la respuesta formal del banco que me dice que en virtud del tiempo transcurrido no es posible determinar ni el horario ni el cajero automático en que realicé los giros ese día” .
Dos días después la polémica continuaba en Radio Bío-Bío. El 13 de mayo Chahín declaraba a ese medio que “todavía no sé para qué le puede servir a la defensa, creo que más bien es una operación política. A mí me llama ahora la atención que esa abogada es hija de un alcalde del PPD, obviamente en este período hay como un afán de politizar esta situación. Mi pregunta es por qué nadie me llamó ni siquiera para ver si yo podía ser testigo”.
Así, Chahín no sólo negaba haberse reunido en 3 ocasiones con Lissette Melillán, sino además se ponía a él como víctima de una extraña confabulación para perjudicarlo.

La Tercera, por su parte, se hizo eco de la polémica publicando una carta del hermano de un miembro del directorio de la Multigremial de La Araucanía, y asesor de gobierno, donde se planteaba que “este crimen ha sido uno de los más brutales que se recuerdan en La Araucanía y en Chile. La presencia como testigo de un parlamentario, y que además haya reconocido públicamente haber entregado una cartola bancaria a la pareja del imputado, es insólito y una pésima señal en un juicio en donde hallar a los culpables ha sido particularmente difícil: de noche, encapuchados, sin testigos e incendiando para no dejar huellas ni evidencias”.

Finalmente Fuad Chahín se excusó en sus obligaciones parlamentarias para no ir a declarar, planteando que podría por escrito enviar al Tribunal un texto en que él diría que no recuerda nada del encuentro.
Para la defensa de Luis Tralcal, no es lo mismo esa carta, que poder tener en estrados al político, donde el tribunal lo conmina solemnemente a jurar o prometer decir la verdad, y con la posibilidad de interrogarlo minuciosamente para, precisamente, se le pueda salir la verdad si es que no quiere decirla: que de ese 3 de enero en un cajero de Temuco, 5 años después recuerda un saludo con la mirada, sin detenerse ni conversar. Eso habría sido suficiente.

 

Fuente: Radio Villa Francia